Informe de la Organización Mundial de la Salud acerca de la situación mundial de la seguridad vial

4dfa129fe5521_170x220La Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe en su sitio acerca de la situación mundial de la seguridad vial. En él se detalla que cada año mueren más de 1,2 millones de personas en las carreteras del mundo entero, y entre 20 y 50 millones padecen traumatismos no mortales. Se trata de una epidemia que sigue en aumento en buena parte del planeta.

En los últimos cinco años, la mayoría de los países han aprobado las recomendaciones del Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito, que proporcionan una orientación sobre el modo de implantar a nivel nacional un enfoque integral para la mejora de la seguridad vial y la reducción de las muertes en carretera. Sin embargo, no se ha efectuado hasta la fecha ninguna evaluación mundial sobre seguridad vial que indique el grado de aplicación de este tipo de estrategias.

El Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, que abarca un total de 178 países, se basa en los datos de una encuesta normalizada llevada a cabo en 2008 y constituye por tanto el primer estudio de amplio alcance en esta esfera. Los resultados de la encuesta ofrecen a los países una referencia para evaluar su situación en comparación con los demás. Los datos también pueden servir de «punto de partida» para la medición de los avances que se vayan logrando con el tiempo. El informe presenta además una serie de conclusiones fundamentales.

Más del 90% de las muertes que se cobran las carreteras en el mundo entero se concentran en los países de ingresos bajos y medianos, a los que corresponde menos de la mitad del parque mundial de vehículos y cerca de la mitad de las víctimas mortales son peatones, ciclistas o motociclistas.

El Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial sugiere que no se está haciendo lo suficiente para atender las necesidades de estos grupos vulnerables; así por ejemplo:

• Sólo un 29% de los países cumplen los criterios básicos referidos a la reducción de la velocidad en las zonas urbanas, aunque se trata de un factor de riesgo fundamental para el padecimiento de traumatismos entre los peatones y ciclistas.

• Menos del 10% de los países califican de eficaces las medidas adoptadas para hacer cumplir los límites de velocidad previstos en sus respectivas legislaciones.

• Solamente una tercera parte (32%) de la población mundial vive en países que aplican políticas nacionales que promueven los desplazamientos a pie y en bicicleta como medios alternativos al transporte motorizado, de lo que se deduce que no existen medidas de política que aseguren que los usuarios de la vía pública puedan caminar y montar en bicicleta de forma segura

• El 44% de los países carecen de políticas de promoción del transporte público como alternativa al transporte en automóvil.

• Únicamente el 15% de los países cuentan con un conjunto completo de leyes que abarcan los cinco factores de riesgo principales:

– Velocidad

– Conducción bajo los efectos del alcohol

– Utilización del casco en motocicletas

– Utilización del cinturón de seguridad

– Utilización de dispositivos de retención para niños

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

×

Powered by WhatsApp Chat

×